Glosario de meteorología
Medios de fotoprotección. Características recomendadas.

Las medidas de protección ante el sol sólo serán eficaces si empleamos los productos adecuados en la forma correcta. La siguiente información puede axudarle a escogerlo:

  • Gafas de sol

    No precisa gastar una fortuna para proteger sus ojos, marcas baratas del mercado pueden proporcionar una óptima protección y marcas caras ser inadecuadas.

    El color del cristal más oscuro no protege contra la radiación UV y lo de que sean espejados tampoco reduce significativamente la radiación que alcanzan sus ojos.

    Las lentes polarizadas reducen considerablemente el resplandor y los reflejos pero la polarización tiene poco efecto sobre la capacidad de absorber UV de la lente.

    Las gafas cerradas lateralmente proporcionan una protección más adecuada que las normales, en las que un 4-5% da UV B llega al ojo; en la nieve y lugares con alta reflexión de luz este diseño es especialmente importante.

    Los cristales deben bloquear el 99-100% de la radiacióan UV , A y B, cuando permanezca en exteriores con sol brillante. Lea la etiqueta y si sólo pone "bloquea UV", sin especificar qué cantidad y de qué tipo, no las compre.

  • Gorras y sombreros

    Un sombrero con ala de, por lo menos, 7,5 cm protege, además del cuero cabeludo, la nuca, orejas y cara, y también puede disminuir la cantidad de UV que alcanza el ojo en un 50% (asociado a gafas de sol adecuadas el nivel de UV que alcanza el ojo, éste es prácticamente 0). Una gorra también puede ser adecuada cuando es lo suficientemente larga como para cubrir orejas y nuca. Las gorras "tipo béisbol" y las viseras protegen la cara pero no la nuca y las orejas.

  • Ropa protectora

    Aunque cualquier tipo de ropa es mejor que ninguna, la eficacia de algunas prendas puede ser inferior a la de una loción fotoprotectora de FPS 15. Así, cuanto más puntos de zurcido por cm cuadrado, más denso es el tejido y mayor la protección; si el tejido es poco denso y transparenta mucho la luz, la protección será baja. La ropa floja también protege más que la apretada; la ropa húmeda y muy ajustada al cuerpo protege poco. Los tejidos de color son más eficaces que los blancos pues los tintes aumentan en 3-4 veces el grado de protección. El poliéster protege más que el algodón. Las medias protegen mínimamente (FPS menor a 2), excepto las gruesas y negras. En resumen, una camiseta blanca de algodón de punto poco denso y ajustada al cuerpo ofrece un grado de protección bajo, menor aún cuando está mojada y pegada a la piel.

  • Sombrilla de playa

    Son de gran utilidad, del mismo modo que otros artilugios que proporcionen sombra. Sin embargo, debemos recordar que la protección no es total pues no evitan la reflexión de UV por la arena (hasta un 30%).

  • Sustancias fotoprotectoras

    • ¿Cómo actuan los fotoprotectores?

      Son sustancias que absorben y/o reflejan y/o dispersan la radiación solar impidiendo que alcancen la piel.

    • ¿Cuál es el grado de protección que ofrecen?

      Protección ante UV B: Los fotoprotectores poseen una etiqueta con un índice numérico, llamado FPS (Factor de Protección Solar) o IP, que indica el grado de protección contra la radiación UV B (principal causante de la quemadura) y suele expresar la media de su eficacia en pieles tipo 1, 2 y 3. Existen diversas normas estándar (FDA, DIN, SAA, COLIPA) a la hora de evaluar el FPS, siendo el método COLIPA el recomendado hoy en día por las asociaciones nacionales de la industria cosmética de los países miembros de la UE y es empleado como estándar por la industria cosmética europea.
      El FPS indica numéricamente las veces que un producto prolongará el tempo que tardaría la piel en quemarse sin fotoprotección. Así, un FPS 2 indica que este tiempo se duplicó, FPS 1O que es 1O veces superior, etc. Así, si usted se quemaría en 20 minutos, un producto con FPS lO teóricamente aumentaría el tiempo sin quemarse hasta 200 minutos. Sin embargo, una cousa es que su piel no se queme y otra que esté totalmente protegida de los efectos nocivos de la radiación UV B (RUV B); también, que duplique el tiempo que usted puede estar al sol sin quemarse no significa que duplique la cantidade total de RUV B bloqueada. Así, un producto con FPS 15 lo protege del 93% de la RUV B y un FPS 30 del 97%, no el doble sino un 4% más. No emplee productos con FPS menor a 15.

      Protección ante UV A: Si bien para determinar el FPS o IP (que sólo hace referencia al UV B) los métodos de evaluación están armonizados, no ocurre lo mismo con el UV A. Se ensayaron varios métodos pero los resultados difieren significativamente entre ellos y no existe un método oficial en Europa para la evaluación de la capacidad fotoprotectora de un producto ante los UV A. Destacan los siguientes:

      • APF: Factor de protección eritemático UV A
      • PPF: Factor de protección fototóxico
      • IPD: Índice de pigmentación inmediata
      • PPD: Ìndice de pigmentación persistente
      • Australian Standard AS/N75 2604.1997
      • Método APP/% de protección UV A
      • Boosts Star Rating System
      • Método Diffey
      Esta situación hace que la información aportada por el etiquetado respecto a la protección contra UVA sea confusa, más aún cuando sólo ofrece información inespecífica como "contiene filtros UV A" o "con protección UVA".

    • Características de los fotoprotectores.

      Fotoestabilidad: Se observó que algunos ingredientes empleados para bloquear la UV A (más raramente con los filtros anti UV B) disminuyen su eficacia a medida que permanecen expuestos a la radiación, fenómeno denominado fotodegradación. Fotoestabilidad significa que la sustancia permanece estable y esto puede conseguirse empleando moléculas fotoestables como el Mexoryl S X o bien incorporando otras moléculas que absorban la energía de los UV A impidiendo así que se degrade la sustancia que actúa como filtro solar. Desgraciadamente, muchos de estos productos son expresados con sinónimos que hacen difícil su reconocimiento en la lista de ingredientes.

      Adherencia a la piel: Es la capacidad del fotoprotector para permanecer unido a la piel durante períodos de ejercicio, sudoración y natación. Los productos adherentes pueden ser "resistentes al agua (water resistant)" y "a prueba de agua o muy resistentes al agua (water proot)". A prueba de agua, significa que el producto mantiene su adherencia y eficacia como fotoprotector durante por lo menos 80 minutos de contacto con el agua. Resistente al agua, significa durante por lo menos 40 minutos. Sin embargo, debe recordar que resistente al agua no significa "resistente a las toallas", la fricción durante el secado retira el producto.

    • Formas de presentación.

      Están disponibles en muchas formas como cremas, ungüentos, lociones, geles, y sólidos en barra.

    • Elección de un fotoprotector.

      La multitud de productos fotoprotectores actualmente existentes y la publicidad agresiva hacen difícil la elección más adecuada. Los siguientes datos le proporcionarán los conocimientos suficientes para evaluar un producto en base a la información que debe suministrar el etiquetado:

      • PROTECCIÓN ANTE UV B (indicado por el FPS ou ID): use como mínimo un n° 15 independientemente de su tipo de piel, no lo disminuya si el sol es más débil o si el día está algo nublado. En las playas tropicales emplee como mínimo un 30. Si padece enfermedades cutáneas relacionadas con la radiación UV y no puede evitar exponerse al sol emplee como mínimo un 40.
      • PROTECCIÓN ANTE UV A: para asegurarse una buena protección emplee siempre productos que también bloqueen la UV A, llamados de "amplio espectro".
      • FOTOESTABILIDAD: emplee productos fotoestables, que no se degraden con la luz solar, para que su grado de protección no disminuya la medida que permanece expuesto al sol.
      • ADHERENCIA A LA PIEL: los productos resistentes al agua son especialmente recomendables en personas que realizan deportes acuáticos o que sudan profusamente. Desconfíe de productos que dicen ser resistentes al auga durante horas, pueden ser correctos en pruebas de laboratorio pero difícilmente lo serán en la práctica.
      • ASPECTO DEL PRODUCTO: conocer cómo fue formulado también le puede ayudar a elegir el producto más adecuado a sus necesidades. Las cremas son más resistentes al agua que las lociones o los geles. Las cremas y las lociones son más adecuadas para personas con piel seca, existiendo además productos especialmente formulados para dichas pieles. Un gel o una loción sin grasas, en una base alcohólica, son más útiles si su piel es grasa o padece acné

      Los fotoprotectores físicos tienden a dejar un depósito blanco sobre la piel si bien actualmente existen formas micronizadas más transparentes. Los fotoprotectores químicos son transparentes. Ambos tipos pueden ser sin o con color, estos últimos más útiles si desea obtener un efecto maquillaje.

    • Cómo aplicar el producto. Causa de ineficacia.

      Las dos causas principales de ineficacia son aplicar poca cantidade y no reaplicarlo con frecuencia.

      • CANTIDAD: Los valores de FPS indicados en la etiqueta son calculados para una cantidade de 2 mg de producto por cm cuadrado de piel; si aplica menos cantidad el FPS real es inferiora al mostrado en la etiqueta. De hecho, en estudios en voluntarios se observó que la mayoría aplicaban una capa de producto demasiado fina, de la mitad a 1/4 de la cantidad necesaria, siendo el FPS real obtenido en la práactica del 20-50% del indicado en la etiqueta. En general, uno tiende a aplicarse menos cantidad cuando el producto es opaco (pantallas físicas) que cuando es transparente (pantallas químicas); recuerde que aunque el producto sea opaco no significa que necesite aplicar menor cantidad. También, los individuos que se queman más difícilmente tienden a aplicar mucha menos cantidad que aquellos de piel muy blanca que se queman fácilmente; recuerde que no debe aplicar menos producto para que su piel esté más morena o se queme más raramente.
        Por último, diversos estudios recientes muestran que el FPS real de casi la totalidade de los productos investigados era inferior al indicado en la etiqueta.
        Por ello, si desea una protección óptima emplee siempre un FPS superior a 15 y aplique tanta cantidad de fotoprotector como aplicaría de un producto para la piel seca. Un adulto debe emplear en todo su cuerpo unos 28 gramos (un envase de 120 ml permite 4 aplicaciones). Como regla, la cantidad aplicada a la cara y cuello = costillas = tronco anterior = un hombro + un brazo = la mitad de la necesaria para una pierna + un pie.
        Si tiende a aplicar poca cantidad de producto aumente el FPS empleado pues si emplea la mitad de la cantidad recomendada de un producto con FPS 30 obtendrá un FPS real de aproximadamente también la mitad del indicado en la etiqueta (FPS 15).
      • FRECUENCIA: reaplíquelo cada 2 horas, antes si suda mucho, y después de cada baño si el producto no es resistente al agua.
      • MOMENTO: hágalo unos 20-30 minutos antes de la exposición para que el producto pueda "ajustarse" al cuerpo y la eficacia sea óptima.
    • ¿Son los fotoprotectores infalibles?

      No hay evidencias firmes de que los filtros solares lo protejan del melanoma y sólo hay evidencias limitadas de que lo hagan de otras formas de cáncer cutáneo. Algunos productos fotoprotectores, empleados adecuadamente, pueden ayudarlo a protegerse de algunos de los efectos nocivos de la radiación UV pero otras medidas como ropa protectora, sombra, evitar las horas de máxima irradiación (índice UV muy alto), no emplea los fotoprotectores para aguantar horas y horas al sol sin quemarse, etc. son fundamentales.



Curiosidades
  • Alrededor del 95% de la radiación UV penetra en el agua, y el 50% lo hace hasta una profundidad de 3m.
  • La exposición a la radiación UV altera el sistema inmune, puede desencadear o agravar ciertas enfermedades cutáneas y también causar reacciones de fotosensibilidad de causa tóxica o alérgica.
  • Aunque muchos de los peores efectos debidos a la excesiva exposición al sol no aparecen en la juventud, la investigación médica muestra que la mayor parte de la radiación UV que nos alcanza a lo largo de toda la vida (hasta el 80%) ocurre en los primeros 18 años y que las quemaduras solares intensas en la infancia aumenta significativamente el riesgo de desarrollar cáncer cutáneo en la edad adulta.

Xunta de Galicia  
Icono Creative Commons Xunta de Galicia. Información mantenida y publicada en Internet por la Xunta de Galicia.
Nota legal | Mapa del portal | Contactar 4.8.1
Teléfono: +34-881-999654
Fax: +34-981-957466
Galicia